Cargando...

tratamientos de pecho

Elije el procedimiento que desees conocer

Aumento

Elevación

Aumento y Elevación

Reducción

Ginecomastía

Detalles del tratamiento:

Diversos factores como embarazos, lactancia, cambios de peso, el envejecimiento y la gravedad, producen cambios en la apariencia de las mamas, entre los que destacan la pérdida de elasticidad y de volumen, lo que condiciona la alteración de la forma mamaria y su caída. Si sus mamas son pequeñas o han perdido volumen después de los embarazos, unas prótesis mamarias implantadas en conjunto con una elevación puede incrementar tanto la firmeza como el tamaño de las mamas.

. Existe una variedad de técnicas quirúrgicas distintas para dar forma y volumen, y elevar las mamas, pero todas conllevan una combinación de una técnica de mastopexia y de aumento mamario. Ambas técnicas pueden consultarse con detenimiento en nuestros apartados de Aumento y Elevación.

aumento de pecho

¿Qué es?

El aumento de pecho o mamoplastia de aumento es una cirugía que modifica la forma y el volumen de la mama, para conseguir un resultado más bello y proporcionado al tórax femenino. Las mujeres que deciden hacerse esta intervención quieren mejorar su aspecto.

Algunas pacientes se sienten insatisfechas porque sus pechos no se han desarrollado con el tamaño que ellas esperaban, otras quieren igualar las dos mamas por ser una más grande que la otra, y algunas otras desean restaurar el volumen natural de sus senos que se ha reducido debido a un embarazo, a pérdidas de peso o debido a la edad.

¿Cómo se realiza?

El aumento de mamas es una intervención quirúrgica que se realiza en quirófano con anestesia general. La intervención tiene una duración aproximada de una hora y media, se lleva a cabo en una clínica y necesita hospitalización el tiempo que se estime necesario hasta su recuperación.

Previo a la intervención, es importante tener en cuenta una serie de decisiones: En primer lugar decidiremos dónde colocar el implante. En segundo lugar debemos elegir la vía de abordaje, es decir, dónde vamos a dejar la cicatriz una vez realizada la intervención. Después debemos tomar otra decisión importante, qué tipo de implante vamos a utilizar. Pueden ser redondos o anatómicos. La superficie del implante puede ser lisa o texturada y, a su vez, existen diferentes tipos de textura. Por último debemos elegir el tamaño de la prótesis que será la que marcará el volumen final de la mama.

Tras la cirugía

Los primeros días después de la intervención deberá de tener mucho cuidado con sus movimientos. La mayoría de las molestias que pudiera tener se solucionarán con la medicación que le recetaremos.

Pasado un tiempo, las pacientes nos refieren que su nueva imagen les gusta y al ver que tienen una figura más estilizada les apetece vestir otro tipo de ropa. A muchas mujeres les proporciona más confianza en sí mismas.

Top