Cargando...

Noticias

Cirugía de orejas

martes, 21 de abril de 2020 | Publicado por Raimundo López

Cirugía de orejas

Las anomalías del pabellón auricular se caracterizan por su variabilidad (existen muchos tipos diferentes de anomalías en la forma), y su elevada prevalencia (aparece en un número alto de pacientes, aunque sean anomalías leves)..


Es importante destacar que en la mayor parte de los casos, la malformación no condiciona una limitación en la función auditiva, es decir, son orejas con una forma "diferente" que cumplen su función a la perfección, amplificando el sonido que llega al oido interno sano.
En un pequeño porcentaje de casos congénitos, puede asociarse a otro tipo de malformaciones, incluso del oido interno. Es en estos pacientes, donde la audición está comprometida, aunque no debido a la forma de la oreja malformada, sino que ambas estructuras (oido interno y externo) se han visto afectos por un desarrollo embrionario común anómalo.
Esto ocurre, repetimos, en el menor número de pacientes, aunque es importante tenerlo en cuenta en el proceso diágnóstico, ya que puede condicionar la técnica quirúrgica a emplear, puesto que en muchos casos una otoplastia "al uso" puede agravar el déficit auditivo. En los casos de cambios en la forma de la oreja tras traumatismos, el nivel del sonido que llega al oido interno puede, en el peor de los casos, alcanzarlo con menor intensidad (se pierde amplificación).

Aunque existen en la literatura científica clasificaciones bien categorizadas sobre los tipos de anomalías del pabellón auricular, todas van orientadas, en mayor o en menor medida, hacia un enfoque terapéutico. Es más útil desde un punto de vista divulgativo, establecer las malformaciones reseñando la región de la oreja que aparece distorsionada. En términos generales, las más frecuentes son las que afectan al tercio superior de la oreja, refiriéndonos a los casos congénitos, aunque también son frecuentes las que afectan al lóbulo de la oreja, sobre todo como secuela de un traumatismo.

La malformación del tercio superior de la oreja más frecuente es la denominada como orejas en asa (o pabellones auriculares despegados, o proyectados, etc). Estas se caracterizan por tener el tercio superior de la oreja con baja definición de sus relieves, lo que condiciona que la oreja se "despliegue", aparezca "menos arrugada" y por tanto, más proyectada en una proyección frontal. Desde un punto de vista técnico, la afección principal se encuentra en un elemento anatómico fundamental de la oreja, el antehelix, aunque puede afectar también a otros.

Las afecciones de la forma del lóbulo son muy frecuentes, ya no por anomalías congénitas del desarrollo, sino por traumatismos, de forma repetida o brusca. Son las dilataciones del lóbulo y los desgarros del mismo, parciales o totales. El uso de pendientes pesados está en íntima relación con esta afección, bien por uso repetido (dilatación progresiva) o tras un traumatismo brusco (arrancamiento inadvertido).

La corrección de las anomalías de la oreja es quirúrgica, salvo en neonatos, donde se puede intentar corregir mediante medidas ortopédicas. La variablidad de técnicas quirúrgicas correctoras es tan amplia como lo es la forma de presentación de las anomalías del pabellón auricular.

El Dr Raimundo López a través de Cirugía Plástica Digital, ofrece información online o de forma presencial, acerca del tipo de cirugía del pabellón auricular más apropiada, en función del tipo de anomalía presente.

Top